Hacia una nueva era de contratación en Pemex: De contratos discretos a contratos integrales en perforación y terminación de pozos

Estrategias de Contratación PEMEX

Por José Pablo Rinkenbach

En los últimos años se ha vuelto una costumbre en el país escuchar y aceptar sin cuestionar que todo lo desarrollado localmente no está a la altura de las mejores prácticas internacionales.  Si bien es cierto, que como país e individuos tenemos muchas oportunidades de mejora, también es cierto que en algunas áreas hemos tenido avances extraordinarios y que éstos están a la par de las mejores prácticas. Ejemplo de lo anterior es el caso del modelo de negocios y contratación de pozos de desarrollo que ha venido trabajado PEMEX de manera constante y sin muchos reflectores en los últimos años.

Históricamente, PEMEX se ha apalancado en una estrategia contractual centrada en contar con un pool de  contratos discretos o agregados con alcance regional para atender sus necesidades de perforación y terminación de pozos. El contrato discreto es una modalidad contractual que considera un conjunto de compañías, las cuales proveen uno o dos servicios a lo mucho y representa para PEMEX la exigencia de un alto grado de coordinación. Un contrato agregado es aquel en el cual existen un grupo pequeño de compañías, cada una de las cuales provee tres o más servicios.

La estrategia  de contratos discretos y agregados ha tenido como premisas clave (i) asegurar continuidad operativa (ii) a través de contar con capacidad de abastecimiento de equipos materiales y equipos  “EMS” de forma regional y (ii) minimizar precios unitarios de los EMS contratados.

El uso de esta modalidad de contratos afecta la capacidad de ejecución de PEMEX, así como su desempeño, selección de proveedores, tiempos y costos. Tan solo en proyectos de perforación y terminación en costa afuera implica el uso y coordinación de más de 40 contratos. Esta estrategia hace compleja las interfaces y la coordinación entre PEMEX y las empresas, así como entre las empresas mismas. Todo lo anterior propicia:

  • Administración compleja
  • Dilución de responsabilidades
  • Administración segmentada de riesgos
  • Supervisores focalizados en aspectos administrativos
  • Servicios para la perforación utilizando las tecnologías disponibles en los contratos y no necesariamente las requeridas
  • Convenios de ampliación de monto y plazo sin considerar el desempeño. Falta de competitividad y calidad de los contratistas
  • Contratos estructurados por diseño para penalizar y no incentivar la mejora contínua en el desempeño. Penalidades elevadas que se reflejan ex-ante en los precios unitarios ofertados por los contratistas a Pemex
  • Pérdida de oportunidad de economías de escala ante consolidación de volúmenes e integración de partidas acotadaS
  • Percepción por parte de los contratistas de riesgos no acotados (v.gr., monto de cobertura de los seguros)

Los primeros proyectos de desarrollo costa-afuera en los cuales se ha implantado el nuevo modelo de contratación integrado han sido en Tsimin-Xux y en Ayatsil-Tekel, que son los proyectos principales de PEMEX para incorporar nueva producción. Este modelo de contratación se centra en contratos integrados de perforación y terminación de pozos donde la remuneración al contratista es con base en metros perforados o secciones terminadas.

Evolución de la estrategia de procura y abastecimiento en las mejores prácticas internacionales y en EMS de pozos de desarrollo de PEMEX

En alineación con los objetivos derivados de la Reforma Energética y de la trasformación de PEMEX, que mandatan la maximización de la renta petrolera y de la creación de valor, el nuevo modelo contractual que se empezó a desarrollar en la Subdirección de Desarrollo de Campos desde hace 2 años, se basa en premisas radicalmente diferente a las empleadas en su momento en PEMEX. Estas premisas centrales son:

  • Los contratos no son regionales sino atienden a proyectos específicos. Lo anterior con la finalidad de tener un alcance focalizado que permita obtener propuestas más competitivas por parte de los contratistas al reducir el nivel de incertidumbre y variabilidad del tipo de EMS a ser demandados durante el contrato.
  • Es una estrategia centrada en maximizar valor no en minimizar costo. La estrategia contractual tiene como objetivo central no la minimización de costos unitarios del proyecto habilitador (i.e., pozo) sino incrementar el valor del proyecto sustantivo (i.e., proyecto de explotación del campo).

Para maximizar el valor en proyectos de perforación de pozos es crítico establecer incentivos para maximizar la eficiencia operativa y minimizar los tiempos no productivos.  De acuerdo a diversas estimaciones de generación de valor presente, entre el 80% y 85% de la generación de valor por la nueva estrategia de contratación es resultado de la “función tiempo”. Tan solo la migración de contratos discretos a contratos integrados/integrales permite incrementar captura de valor entre 5 y 6 veces. Lo anterior como resultado del peso tan relevante que tiene la función tiempo en la estructura de costos de los pozos de perforación y de los costos indirectos[1].

A manera de ejemplo, algunos de los elementos novedosos y centrales de los nuevos contratos de perforación y terminación  de pozos en Tsimin-Xux y Ayatsil Tekel son:

  • Integración de partidas, que permite pasar de miles a cientos de partidas, lo cual mejora la administración del contrato y permite que el personal técnico de PEMEX no se diluya en labores administrativas
  • Matriz de desempeño: Uno de los aspectos novedosos consistió en la creación de un sistema de evaluación del desempeño, que tiene el propósito de monitorear en tiempo real el rendimiento de los contratistas y de asignar objetivamente la ampliación de monto y plazo. Para lo anterior se diseñaron indicadores de desempeño, se creó una metodología de evaluación y se desarrolló una herramienta de evaluación. Dicha matriz de desempeño incorpora por primera vez la variable de afectación a la formación. Lo anterior es crítico, ya que PEMEX no solo requiere pozos baratos y rápidos, sino que no se dañe la zona productora durante la construcción de los mismos
  • Contrato de largo plazo (v.gr., 5 años) con dos contratistas donde, en términos generales:
    • Se le asigna al primer lugar el 40% del contrato
    • El segundo lugar (si iguala el precio del primer lugar) es acreedor del 30%
    • El 30% restante se lo gana el contratista que durante la ejecución de la obra presenta mejor desempeño.
  • Esquema de remuneración centrado en metro perforado, lo cual incentiva a que el contratista se comprometa en prestar servicios de calidad en un menor tiempo y así se incorpore producción anticipada.
  • Uso de diversos incentivos (v.gr., conocidas internamente en PEMEX como remuneraciones adicionales) para alinear los intereses del contratistas con los objetivos de PEMEX. Los incentivos establecidos en los algunos de los modelos contractuales de Tsimin-Xux y/o Ayatsil-Tekel son:
    • Autocincentivo implícito por la integración de partidas y el esquema de remuneración empleado (v.gr., metro perforado)
    • Volumen adicional de obra a realizar
    • Incentivo por mayor eficiencia operativa: Compensación en efectivo por la reducción de días de perforación y terminación (sujeto al cumplimiento de la matriz de desempeño)

De manera ejecutiva se puede señalar que los principales beneficios del nuevo modelo de negocios y contratación integrada para pozos de desarrollo en PEMEX son:

  • Producción adelantada
  • Mayor accountability y eficiencia, puesto que existe un solo responsable de los servicios prestados. El éxito de los servicios de perforación y terminación competen a un solo contratista.
  • Propicia el incremento en la calidad y reducción de tiempos por esquema de compensación monetaria y volumen adicional de trabajo
  • Uso más eficiente del recurso humano técnico, ya que simplifica y reduce esfuerzo y costos de administración y supervisión.
  • Operaciones más seguras al haber menos interfaces entre múltiples compañías / contratistas
  • Costos de los pozos por debajo de los máximos de referencia históricos

En los siguientes días conoceremos el fallo de la licitación de los trabajos de perforación y terminación de pozos de Aytsil-Tekel. Será interesante ver los resultados de la misma, ya que sentará el nuevo punto de referencia tanto de qué esperar por parte de PEMEX, así como del nivel de competitividad de los contratistas bajo un nuevo contexto de Reforma, prácticas contractuales y precios bajos de petróleo.

Como se mencionó al principio, PEMEX ha venido desarrollando desde hace 2 años este nuevo modelo integrado de perforación y terminación de pozos sin llamar mucho la atención de los medios. Este cambio es muy positivo tanto para PEMEX como para el país, ya que permitirá perforar más pozos, incorporar producción anticipadamente y tener contratos más competitivos y que permitan establecer una nueva era de relaciones entre PEMEX y los contratistas bajo condiciones de ganar-ganar.

Finalmente cabe destacar que esta estrategia de negocio y contratación integral permitirá hacer más con menos, ya que aumenta extraordinariamente la capacidad de ejecución de PEMEX para un mismo nivel de inversión. Lo anterior es clave si se toma en cuenta el contexto en que nos ubicamos como país con presupuestos cada vez menores y donde el área de perforación de PEMEX consume alrededor del 50% del presupuesto de inversiones de la empresa. Enhorabuena por estas iniciativas que PEMEX ha venido desarrollando para llevar a la empresa a un nivel de madurez contractual que cada vez está más cercano a las mejores prácticas internacionales.

[1] Costos indirectos incluye el costo de oportunidad para el Operador de monetizar antes las reservas y, en su caso, la producción anticipada correspondiente